Inicio Actualidad El pago con el teléfono móvil sigue creciendo

El pago con el teléfono móvil sigue creciendo

Pago con teléfono móvil - TPVNews - Mastercard -pagos digitales- Madrid España

El pago con el teléfono móvil se está convirtiendo en uno de los métodos para pagar favoritos de los españoles, como revelan los datos del “Barómetro de Pagos Digitales de Mastercard”, realizado por Inmark Europa en 2018.  El informe señala que el 31,5 % de los usuarios utiliza su smartphone para pagar en las tiendas físicas, lo que supone un incremento casi del 20 % en los últimos dos años. A la vez, está creciendo el conocimiento de los usuarios de esta modalidad, ya que un 74,7 % de los usuarios afirma conocer algún método de pago móvil.

El impulso al pago con el teléfono móvil también ha sido posible por el crecimiento de  la infraestructura tecnológica para móviles NFC (Near Field Communication). Y por el incremento de la biometría en 30 puntos porcentuales como método de autenticación.

El uso de la tarjeta contactless también se está extendiendo. El 65 % ya la utiliza de forma habitual y  ha sido la opción preferida para dos de cada tres usuarios en los últimos meses, lo que confirma su popularización ya que el uso ha aumentado un 89,5 % desde 2015.

El barómetro indica que 53 % de los encuestados señala que, si en todas las tiendas físicas se aceptasen los pagos con tecnología contactless, optaría por el pago con este tipo de tarjeta, mientras que un 33 % de ellos elegiría hacerlo con su dispositivo móvil.

Al igual que sucede con el pago móvil, la mayoría de los usuarios utiliza ya la tecnología contactless independientemente del importe de la compra a pagar.

El estudio confirma el incremento de las compras online hasta el punto de que una tercera parte de los encuestados compra vía web al menos una vez a la semana. El dispositivo para comprar sigue siendo el PC aunque el móvil va ganando posiciones.

El estudio también revela que el método preferido de autenticación en las compras online continúa siendo el SMS, aunque la biometría también gana cada vez más adeptos. Sin embargo, en los pagos presenciales las preferencias se reparten casi 50 % entre el PIN y la huella dactilar.